Bienvenidos a este espacio dedicado al perro "carea leonés" o "perro de pastor leonés". Aquí podreís encontrar información a cerca de esta raza y también conocer algunas reflexiones y opiniones personales, basadas en mis vivencias y en las de otras personas con estos magníficos y desconocidos perros, así como en la información que he recabado con el tiempo, en torno a ellos.
Es también un homenaje a mis raices, a los pastores, a las tradiciones y a mi tierra: El Viejo Reino De León.

jueves, 4 de febrero de 2010

Datos de interes

"Luna", Carea leonés de capa arlequinada y pelo corto, esperando el comienzo de su jornada

Este tipo de perros han pasado muy desapercibidos por la sencilla razón de que eran considerados unos "chuchos" o mestizos "mil leches" que se encontraban en el ámbito rural. Hace bastantes años era natural verlos por los pueblos de la montaña  o  del llano, rondando  por estos o por los alrededores de los caseríos ganaderos cuando no estaban de faena. Incluso en los pueblos de la ribera del Orbigo o de la Maragatería se les podía ver delante de las casas de los pastores esperando al dueño para ir a la majada.

"Titín", Carea Leonés arlequinado de pelo largo

Para la gente de entonces, era un perro sin más, incluso a los pastores les importaba poco como fueran fisicamente mientras fueran buenos en lo suyo. Este detalle fue un factor  importante en la evolución de la raza pués provocó que  su caracter  y su físico se moldearan y depuraran de manera acorde a su función especifica. Un  pastor de los  que existían hace decadas, no se podía permitir mantener muchos perros por la escasez que había, especialmente en los años 40 debido a las miserias que la Guerra Civil  trajo consigo. Esto se tradujo en un modo espartano de selección ya que los perros que no funcionaban eran una carga para la economía del pastor y se sustituían rapidamente, quedandose con los mejores. Es decir, los más duros, austeros y resistentes.

El pastor y el Carea Leonés, inseparables compañeros

Además el hecho de que unos fueran negros, otros pintos o negros con manchas rojizas... pues contribuía también a que no se reparara en ellos como una raza como tal. Es más, a día de hoy, que yo sepa, aún no se le reconoce oficialmente como raza por la Real Sociedad Canina de España aunque espero que esto cambie algún día.

Carea Leones de capa negra y pelo corto,  pegado a su dueño

De todas formas algunos pastores si que se molestaron en criarlos (he conocido recientemente a Valentín Martínez, uno de ellos. Hoy en dia jubilado pero que sigue criando Careas). Cruzaban uno suyo con una perra de otro que tenía buena estirpe para el pastoreo,  resistencia, buen caracter, etc. Con lo que, entre lo útiles que resultaban y el aislamiento de las zonas donde se encontraban y laboraban, consiguieron resistir en los rebaños leoneses y  llegar hasta nuestros días. No ha sido fácil, pues ha habido tiempos no muy lejanos en que se introdujeron otras razas (pastores vascos, híbridos de pastor alemán, "alobados", etc) y al final se cruzaban sin sentido y por dejadez, pero estos perros no se adaptaban o rendían como el carea, lo cual hizo que no se prescindiera de ellos definitivamente y así persistieron. Tengo entendido que fue algo muy común y  que dañó mucho la existencia del carea más o menos puro. De todas formas ahí sigue el Carea Leonés.



El perro que aparece en las fotografías de la nieve, se llamaba "Titín", y pertenecía a mi familia. Estas fotos tienen más de diez años y fueron tomadas en un caserio de  Babia. Este perro era utilizado para las vacas y guardar la casa, basicamente. La verdad es que era muy guapo y es un ejemplo de la existencia de ejemplares de esta raza, de forma natural en un entorno un tanto aislado y eminentemente ganadero. De hecho fue algo normal para mi ver careas y/o mastines en casa de mis abuelos casi siempre, y eso que allí no había ovejas, solo vacas, unas pitas (gallinas) y algun gocho (cerdo), ya que las ovejas estaban los puertos con mi padre y tios, donde era más lógico que si hubiera careas y mastines.


Fotografía de arriba, "Lucero", mastín en casa de mis abuelos ( Babia). Verano del 2006.
En la fotografía inferior se puede observar en primer plano las carrancas o carlancas. Collar que se pone a los mastines en la montaña para protegerles de la posible mordedura de los lobos. Pueden ser metálicas en su totalidad o, como en este caso, cuero reforzado con puntas de metal a modo de puercoespín.


2 comentarios:

  1. Love you blog! Your posts are always interesting and informative.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thank you so much Jeanne, its a great honor for us your words !

      Eliminar